BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

Tu turno princesa, ¿jaque mate?





Fuera está lloviendo, dentro parece que la tormenta ha cesado un poco, una ligera tregua, pero ahí están los nubarrones, nubarrones negros que nos acechan, los cristales siguen mojados.

La princesa y el príncipe duermen; en otra alcoba, preparado para partir está un vecino de un remoto país que nos ha pedido posada...

La princesa tiene miedo, tiene miedo a ser feliz, tiene miedo a descubrir lo hermoso que tiene dentro y lo hermoso que la rodea.

¡Putos dragones!

¿ Me dejas sacar mi espada para luchar contra ellos a tu lado?

Sin embargo princesa no eres cobarde, eres valiente.

Princesa, has cogido las riendas de tu vida, ahora sólo te falta cogerle el paso al caballo para poder guiarlo con rectitud.

Ánimo mi valiente, ya estás ahí, mira a tu alrededor, los prados están llenos de flores para que tú los puedas admirar, para que puedas parar el corcel y recoger en tus manos una de esas bellas flores y adornar tu cabellera.

¿Las ves? ¿Las hueles? están ahí para ti, sí, no dudes, para ti. Alguna tiene espinas, fíjate, sólo fíjate para admirar también su belleza pero evitar sus heridas, pero no tengas miedo, no te vas a pinchar, y si ésto pasa, tranquila, yo estoy si tú quieres, para curarte las heridas.

Sigue el camino, no te detengas, no tengas miedo a ser feliz.

Has salido también del oscuro castillo, y has logrado rodearte de buenas personas, de una familia que te quiere y te abraza, un pequeño príncipe que te adora, eres independiente y has encontrado amor.

Eres una luchadora, pero nunca te lo han dicho quizás por eso te cueste tanto aceptar que tienes derecho a ser feliz, a amar y ser amada, a que llenen tu lecho de rosas para ti, a que te digan lo hermosa que estás aún cuando llegas rota de trabajar duro.

No es malo amar, ni que te amen, quizás te resulte raro, pues son emociones nuevas, pero no te encierres, la luz brilla fuera, arréglate y sigue el camino.

Princesa decidida, a veces indecisa, siempre tú.

Cuando te conocí, un velo tapaba tu rostro, era la tristeza, y tenías una mirada y una sonrisa melancólica, te aferrabas a quien te comprendía y me alegraba infinitamente, cada vez que por el hueco que la cámara le robaba a la distancia que nos separaba, arrancabas una sonrisa, una carcajada y tu cara resplandecía.

Cuando te abrías entre lágrimas, sollozos y toses, entonces yo desde mi alcoba te abrazaba en silencio, en la distancia, desde el amor, y tú me sabías ahí, y lo agradecías.

Tenías miedo, aférrate de nuevo a mí y déjame que te enseñe a guiar a este caballo desbocado, déjame ahora poder abrazarte, poder susurrarte hasta que concilies el sueño lo mucho que vales, lo bella que eres, y lo feliz que tienes derecho a ser.

Yo también me he dado cuenta de mis errores, no me dan miedo, me asustan un poco pero tampoco los quiero llevar en soledad. A tu lado las cosas se llevan y se ven de otra manera, sólo habrá que ajustar el paso para ir juntas y no cada una por su sendero.

Sabes cuánto te respeto, y sabes que tomes la decisión que tomes, tendrás toda mi comprensión, pero no te dejes guiar por él, no dejes que el miedo decida por ti, no dejes que te impida ser feliz.

Acaba con el dragón, al corazón, acuérdate, tienes que darle ahí, es su centro, dale duro, pelea, tú puedes, y si me necesitas silba, o silba sin más y descubre cuánta gente acudirá a tu llamada.

Sabes lo mucho que vales porque tienes a mucha gente a tu alrededor que te aprecia, con lo que eres y con lo que vales que no es poco.

Si decides finalizar este proyecto de camino en compañía tomaré mi propio rumbo, con dolor, pero siempre mirando para adelante y guardando en un rincón especial todo este tiempo, todas estas conversaciones, todo este amor entregado, todas estas emociones compartidas a altas horas de la madrugada, cuando a escondidas de la luna éramos felices.

Esa luna y ese sol que se enteraron tarde de nuestro amor, pobres, si ellos supieran...

Pero no puedo hacer más, de nuevo mis fichas están movidas, es tu turno, te toca mover, medítalo, con tiempo, con calma y serenidad, en frío y no me dejes ganar por miedo a que sufra si pierdo...si pierdo, aceptaré mi derrota.

Un jaque mate, limpio, sin trampas, es un jaque mate que me dolerá pero lo sabré aceptar.

Tu turno princesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario