BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

Cerrado.



Con un candado despido por lo menos por ahora, este blog, en el que volqué, volcamos, nuestros deseos, nuestras pasiones, nuestras penas, nuestras alegrías y lejanías.

En poco tiempo actalizo mi versión, y quiero que la nueva versión sea más completa, quiero que la nueva versión sepa aceptar que será una versión contigo de otra manera, y para poder conseguirlo necesito un formateo total.

Hoy te he dicho que desconecto, te ha dolido, para mí tampoco ha sido un trago fácil, créeme, estaba al borde de la lágrima, esa que me acompaña desde hace un tiempo. Esa lágrima que me hace daño, que nos hace daño.

Estamos muy solas, nos acompañamos en la lejanía, pero la confirmación de hoy de que estás rara pero estás bien, me ha dado la clave, mi corazón necesita sanar algunas heridas, para que no se convierta en un criadero de rencor, envidias y celos.

Somos libres, muy libres, pero reconocerás que la distancia se estaba haciendo cada día más grande, a pesar de las largas charlas que nos traíamos, pero no eran las confidencias como antes, era con más miedo, miedo a hacer daño.

Para evitar eso, cierro un tiempo, un día, dos, una semana, un mes...no sé cuánto tiempo, él dirá, pero apareceré, para ser la amiga que era, y tú estarás ahí, para darme un abrazo, un abrazo de amiga, uno como el del primer día que nos vimos. Un abrazo reconfortante.

Necesito volar, necesito espacio, y en ese espacio ahora mismo sólo cabemos el príncipe y yo.

Quiero cambiar demasiadas cosas que me amargan, he empezado por lo que puedo hacer YA, y esa es pedirte un tiempo, lo comprenderás, lo sé, te conozco.

Y que esto no pueda llegar a ser una realidad, todo lo aquí escrito...no lo sabemos, si ha de ser será, y recuerda, te lo dije un día, vales mucho, y estás perdida, yo estoy perdida y quiero encontrarme, cada uno ha de encontrar su manera, la mía es esta, y es difícil tomar decisiones sin hacer daño a nadie. Siempre hay daños colaterales, pero no estás sola, apóyate en tu gente, yo volveré a estar ahí, pero déjame aceptar.

Mi vida necesita rumbo, se me ha roto la brújula y los cabos de las velas se están soltando, pronto perderé el control del barco y no quiero eso, no me lo puedo permitir, no me queda combustible para el motor, necesito las velas para llegar a puerto, es difícil, el barco es muy grande y me cuesta manejarlo sola, pero verás que recalo pronto.

Hasta pronto.

Mil besos

1 comentario:

  1. Sabes que siempre estaré ahí
    Si me necesitas silba y te ayudaré a sujetar el barco para que no de contra los escollos
    Un beso reinona, y otro para el príncipe

    ResponderEliminar